Clima+ 200 le permite controlar por completo el clima del alojamiento de sus aves de engorde en todas las condiciones meteorológicas con un uso energético óptimo. El intercambiador de calor Clima+ 200 utiliza el aire cálido del interior del alojamiento para calentar el aire fresco del exterior. Junto con la alta eficiencia térmica de los intercambiadores de calor de hasta el 80%, el uso del aire precalentado se optimiza aún más a través del sistema Louvre. El aire precalentado del intercambiador de calor se lleva directamente al alojamiento de las aves de engorde a través de un cajón Louvre. El aire cálido se proyecta hacia el techo, donde pasa a la hoja de captación. Desde ahí, los ventiladores de circulación distribuyen el aire a todo el alojamiento. Esto asegura una temperatura uniforme y un clima continuo en todo el alojamiento.

Esta tecnología se rige por un software inteligente desarrollado en base a un exhaustivo conocimiento del control del clima en los alojamientos avícolas. Por tanto, obtenemos el máximo partido de nuestro equipo, lo que conlleva ahorros sustanciales en los costes de calefacción y la reducción de las emisiones de CO₂. Clima+ 200 crea un clima perfecto y constante en el alojamiento, lo que permite una calidad óptima del estiércol y bajas emisiones de amoniaco.