Las empaquetadoras de Prinzen son conocidas en todo el mundo por presentar una capacidad de  empaquetamiento con las puntas hacia abajo sin igual (99,7 %). Un empaquetado preciso de los huevos para incubar con las puntas hacia abajo en las bandejas de la empaquetadora mejora la capacidad de incubación, lo que se traduce en un mayor número de polluelos para vender.