Con el Bolegg Starter, tiene una instalación de calidad para el entrenamiento con total facilidad de uso. En este sistema de filas con plataformas internas, el entrenamiento de los pollos empieza desde el primer día en el sistema. Girando las plataformas integradas, los niveles de agua y alimento se van separando gradualmente según el crecimiento de las aves. Esto estimula a las aves para que salten a los distintos niveles del sistema.

Tras seis o siete semanas, las puertas se abren y las aves se pueden mover libremente en el gallinero. Mientras que las aves descansan en los aseladeros integrados por la noche, el avicultor encargado puede encerrarlas fácilmente en el sistema para vacunarlas o capturarlas.

Todos los niveles están equipados con cintas para el estiércol y tubos de ventilación. Esto asegura el secado del estiércol y aire fresco en el nivel de las aves y un buen clima general en el gallinero. La cría en el Bolegg Starter da como resultado un grupo de aves uniforme y sano listo para la vida en un sistema aviario.